After dark de Haruki Murakami

Novela visual que relata bajo el horizonte temporal de una noche en Tokio, la historia de dos hermanas Eri y Mari (nombres que sólo se diferencian en una silaba) a través de las conversaciones que la segunda tiene con las personas que conoce en su noche en blanco.

Libro un tanto oscuro, como la noche que narra, que se lee fácil y con moraleja del tipo “supera y convive con tus complejos” . No obstante creo que es la más floja que he leído de Murakami.

Dichos Vikingos (Hávamál)

Aprovechando una reciente visita a Islandia me compre un libro que bajo el título de dichos vikingos descubrí que se trataba del libro Hávamál. Libro en el supuestamente El dios Odin transmitía por medio de poemas su sabiduría al pueblo vikingo.

Los versos están escritos con una métrica denominada “ljódaháttur” que consta de 6 versos ligados fonéticamente por medio de aliteraciones. De lectura fácil y mensajes interesantes es de lectura muy rápida (aunque es más un libro de consulta). Es curioso y merece la pena.

A modo de referencia pongo uno de los versos:

Uso del poder

El hombre sensato
Siempre demuestra
Su supremacía con mucha mesura.
Él se da cuenta
Cuando da con valientes
Que nadie sobresale siempre.

Lagrimas en la lluvia de Rosa Montero

Excelente novela de Rosa Montero. Historia policiaca de intriga en un mundo futuro; cercano y lejano a la vez, que permite entretener con su trepidante argumento mientras aparecen enmascaradas en este lejano futuro las realidades del ser humano y nuestra sociedad. Cierto aire a Blade runner que la hace aún más atractiva.

Solo puedo recomendar encarecidamente leerla, y para completar esta breve reseña la cita del Eclesiastés que inicia el libro y lo resume.

 

Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol:

un tiempo para nacer y un tiempo para morir,

un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado;

un tiempo para matar y un tiempo para curar,

un tiempo para demoler y un tiempo para edificar;

un tiempo para llorar y un tiempo para reír,

un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar;

un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas,

un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse;

un tiempo para buscar y un tiempo para perder,

un tiempo para guardar y un tiempo para tirar;

un tiempo para rasgar y un tiempo para coser,

un tiempo para callar y un tiempo para hablar;

un tiempo para amar y un tiempo para odiar,

un tiempo de guerra y un tiempo de paz.

Eclesiastés, 3, 1-8.